img
< >

Kristina Rybosova

título: El bosque sin luz: oscuridad
  • Idioma: Español
  • Género: Fantasía
  • Páginas: 293
  • Formato: Papel y electrónico
  • Edad recomendada: Juvenil-Adulto
  • ISBN: 978-84-616-7700-9
 
  • Argumento: Un mundo mágico desconocido donde la oscuridad se cierne sobre todo y todos. Un bosque lleno de seres mágicos. Un solo humano sobrevive la niñez y se tiene que enfrentar a su destino. Algunos habitantes del bosque le ayudarán. Otros le engañarán y muchos le perseguirán. Deberá ser valiente para batallar contra la oscuridad. ¿Logrará sobrevivir a tantos peligros?
Ver booktrailer

A QUIÉN TE VAS A ENCONTRAR...

ALGUNOS DE NUESTROS AMIGOS Y TAMBIÉN ENEMIGOS OSCUROS...

Las criaturas una vez luminosas y llenas de vida, hace incontables años se volvieron oscuras y perversas. Las juguetonas hadas de los árboles fueron sustituidas por caras terroríficas que dan gritos en mitad de la noche. Los colmillos y los ojos que brillan en la oscuridad abundan y se mueven con la agilidad de las sombras y la sutileza de las energías oscuras. El arte prohibido de la nigromancia ha vuelto. En la penumbra se esconden druidas que resisten la tentación de las tinieblas. Los escasos seres puros creados de la materia de los dioses ancestrales: fuego, agua, tierra y viento también se ocultan a la espera de la llamada que les libere.

img #1

PEQUEÑO SER

img #2

THE BEAST

img #3

DRUIDS

img #4

THE FAIRIES

artist: Iuri Lioi: http://www.iurilioi.com/
el bosque sin luz: oscuridad

dónde encontrar bsl

pregunta en tu librería. si no quedasen existencias, no dudes en escribirnos un mail en nuestro área de contacto. también podrás encontrar "el bosque sin luz: oscuridad" en Paypal, Amazon, en la página de amazon como Ebook y amazon usa

Villaviciosa de Odón

  • Librería Dickens Centro Comercial Villacenter, Avda Príncipe de Asturias 129
  • Libreria Bishop : Calle Nueva 26

Majadahonda

  • Montero Papelería - Librería: Avda. Reyes Católicos 8

Pozuelo de Alarcón

  • Librería Zepol: Plaza Mayor s/n
  • Librería DonPapel : c/ Sagunto 20

Móstoles

  • Librería Dominguez : C/ Cid Campeador 8
  • Librería Andrómeda: c/ Andrómeda 16
  • Librería Plumier: c/ Roma 6

Boadilla del Monte

  • Paper World: Calle Jose Antonio 47
  • BIMPI Librería-Papelería Avda Siglo XXI ,14
  • Punto y Goma Papelería - Librería : Avda. Isabel de Farnesio 18

Alcorcón

  • Librería Fabula: Avda Lisboa 8 Posterior
  • Librería J3M: c/ Vizcaya 2

Fuenlabrada

  • Librería Letras: c/ San Francisco Javier 1
  • Librería Feli: c/Dinamarca 1
  • Libreria Atenas: c/ Humilladero 7
  • Nueva Libreria Atenas: Avenida de Europa 2 (centro comercial)

Madrid

  • Librería La Ronda, C/ Ronda de Atocha 26

Madrid (zona VENTAS)

  • Quiosco y Libros: C/ Ricardo Ortiz 4
  • Papelería Summa: c/ Ezequiel Solana 102

SOBRE LA AUTORA

KRISTINA RYBOSOVA AUTORA DE "EL BOSQUE SIN LUZ: OSCURIDAD"

Kristina Rybosova nace hace aproximadamente un cuarto de siglo en una familia apasionada por los libros. Creció con las aventuras de Enid Blyton, Los Hollister de Jerry West o las aventuras de Puck. A los doce años comencó a escribir sus propios cuentos de aventuras. Empezó muchos, pero no terminó ninguno. Con los años, lo dejó aparcado y se centró en sus estudios en la universidad. Se licenció en Administración de Empresas y en Economía. Vivió unos cuantos meses en París, los cuales fueron muy influyentes para su desarrollo, tanto personal como creativo. Asistiendo a sus clases de francés, conoció a una profesora de literatura que sin conocerle, y solo con haber leído un pequeño texto, le animó a dejar volar su imaginación. Con aquél entusiasmo nació Bosque sin luz, y con el apoyo de su familia siguió creciendo hasta lo que es a día de hoy una de las historias más apasionantes de la literatura de ficción de todos los tiempos. 

Kristina suele escribir en casa, pero en realidad no le importa el lugar. Ha escrito en parques, museos, cafeterías... Lo importante es que tenga "mi música para escribir". Para ello, utiliza grupos de rock con toques góticos como puede ser Nightwish o Apocalyptica. Kristina supone que al tener unos toques más duros le transportan a sus historias (aunque para su vida diaria escuche música totalmente diferente).

Su fuente de inspiración es todo. Desde vivencias personales, anécdotas de conocidos, cuadros en un museo, estatuas... y por supuesto todos los libros que ha podido leer a lo largo de su vida. Cada detalle, de cada imagen y de cada palabra se puede aprender y sacar una nueva idea.

Música de BSL: Oscuridad

  • img
  • img

Ubica el bosque sin luz.

profundiza en los bosques que inspiraron a la autora kristina rybosova para escribir el bosque sin luz: oscuridad. adéntrate en un mundo de oscuridad y tenebrismo. Libera tu imaginación, fusionate con este entorno y ubica a cada unos de sus personajes en él.
Imagen 1.
Imagen 2.
Imagen 3.
Imagen 4.
Imagen 5.
Imagen 6.
Imagen 7.
Imagen 8.
Imagen 9.

Si lees tan solo las primeras páginas, no podrás parar.

1

- Capítulo 1 -

Adéntrate en el maravilloso y oscuro mundo de El Bosque sin Luz. 9 páginas y estarás listo para continuar leyendo sin parar.

2

    No entendía por qué llevaba años sin poder salir a la luz. Aunque no eran de mi raza, los pequeños duendes me habían criado igual que al resto de sus hijos. La diferencia radicaba en que ellos podían hacer vida normal, mientras que yo tan solo podía salir por las noches. Siempre buscando la sombra de la luna. Me habían contado que los humanos estábamos a punto de desaparecer.

    Por una parte me daba miedo, pero por otra ¿estaría ocultándome el resto de mi vida? Tanto es así que, incluso, nuestra casa estaba alejada del resto del pueblo. No entendía nada; nunca nadie me quiso explicar nada. Estaba confuso

    Sabía que mis padres me querían, pero también sabía que no me decían toda la verdad. Guardaban demasiados secretos. Me sentía como si mis años de vida fuesen parte de una mentira.

3

    Cada vez que intentaba reprocharles algo, les miraba y no me sentía capaz. El amor con el que me habían cuidado me lo impedía. Crecí feliz, pero tenía clavada en mi corazón una pequeña espina. Aquella que lleva tallada el dolor de la incertidumbre de tu propio origen

    Mi distracción principal era jugar con mis hermanos. Todos eran más pequeños que yo. Sabían que era diferente, pero justo eso era lo enriquecedor. Podía hacer cosas que ellos no, y viceversa. Nos complementábamos. Por otro lado, las mañanas las dedicaba al aprendizaje.

    Mi padre había sido maestro. Tenía más conocimientos que la mayoría de los habitantes de la aldea. Como complemento a ello, por las noches investigaba la realidad del paisaje. Había sido un buen alumno, todos los pequeños animales y plantas que había a nuestro alrededor me eran conocidos.

4

    Después de caminar, una noche más entre las sombras, intenté aventurarme un poco más lejos de lo que me estaba permitido. Hasta entonces, había reprimido mi curiosidad. Ya no podía. Por primera vez, quería visitar el pueblo del que me estaban ocultando.

    Con mucha precaución, me adentré. Observé cada rincón. Había multitud de flores pequeñas, que comprendían todas las tonalidades posibles de grises. Siempre me había imaginado que las flores de allí serían de colores vivos, pero era todo tan triste como donde yo vivía.

    Necesitaba saber por qué era todo así, deseaba saber el origen verdadero de las cosas. Una vez, conseguí un libro interesante de historia. Allí se hablaba de un mundo totalmente diferente al que yo conocía, lleno de vida, colores y felicidad. Ahora, no había luz.

5

    Todos los días, cuando me levantaba por la mañana, una neblina gris lo cubría, hasta los recovecos más pequeños. Hacía tiempo que no se había escuchado una risa. Las aguas del río habían dejado de cantar con sus suaves movimientos, y el silbar de los árboles se había vuelto mudo.

    Iba dando tumbos por la aldea. Era tal y como me la había imaginado. Multitud de casas pequeñas poblaban las explanadas. Me recordaba a las setas que había visto por el camino. El horizonte era muy triste.

    Tenía que hacer un esfuerzo muy grande para imaginarme el paisaje. La neblina gris lo cubría todo. Parecía un pueblo abandonado a su suerte. Si no me esforzaba en ser positivo, la melancolía invadiría todos mis sentidos. Había árboles pequeños por todas partes. .

6

    Sus hojas eran cortantes. Parecían cuchillos dispuestos a desafiar a cualquier intruso. Me acerqué para mirarlos más de cerca. Eran fascinantes a la par que temerosos. Mi mano fue automáticamente a su encuentro. No quería tocarlas.

    Tan solo con sentir el peligro de tenerlas cerca, la adrenalina recorría mi cuerpo. Cuando estaba a escasa distancia de aquella hoja, esta empezó a girar con rapidez. Una punzada de dolor recorrió todo mi cuerpo. Quería gritar con todas mis fuerzas.

    Tenía un corte que me atravesaba toda la mano. Intenté respirar profundamente. No podía ser descubierto. Aguanté las lágrimas sin derramar en los ojos. Cuando me calmé, observé mi mano. Estaba llena de sangre. Miré al suelo.

7

    Algo inusual había. Acerqué la cara para verlo más de cerca, estaba lleno de gotas amarillas. Negué con la cabeza para mí mismo. Aquello no podía pertenecerme. Me senté. Tenía que calmarme el dolor de alguna manera, los gritos silenciosos se perdían en mi garganta. Las lágrimas corrieron por mis mejillas.

    Perdí demasiado tiempo en esa posición. Aquello cambió todos mis planes. Al final, no pude visitar la aldea. Tampoco es que fuese muy grande, pero no me quedaba tiempo. Sin más demora, con mucho esfuerzo me levanté.

    El malestar invadía todo mi cuerpo. En el camino de vuelta, vi una pequeña luz en una casa cercana. La curiosidad me poseyó por completo. Me acerqué y asomé la cabeza a la ventana. Miré adentro con mucha cautela, con miedo a ser descubierto.

8

    Cuando conseguí aclarar mi visión, algo sorprendente ocurrió. Apareció la imagen de un niño pequeño jugando cerca de unas llamas. Hasta aquel momento, creía que era el único humano. Un nuevo sentimiento floreció en mi pecho.

    Una mezcla entre alegría por lo visto, y miedo a la verdad de lo que estaba ocurriendo. Esta visión cambiaba todos mis pensamientos, tenía que investigar más sobre el pueblo.

    Miré a mi alrededor, el amanecer pronto llegaría. Tenía que volver a casa antes de que los demás se despertasen. Pensaba volver la noche siguiente. No podía dejar que aquella visión se marchitase en el recuerdo. Volví sobre mis pasos.

9

    Quería asegurarme de que las manchas de sangre no me delatarían. Cuando llegué al lugar, estaba limpio. No había resquicios ni de una pequeña gota. Era de lo más extraño. Miré al árbol. Estaba quieto en su sitio, no se movía.

    En esta ocasión, no quise arriesgarme y me alejé del lugar. A pesar de que faltaban escasos minutos para el amanecer, el paisaje no cambiaba. Todo oscuro, tétrico. El pesimismo y la amargura eran los únicos sentimientos capaces de florecer allí. Me di la vuelta. Apuré el paso.

    Apreté la mano herida sobre mi pecho. Tenía que curarla cuanto antes. Solo de pensar en aquellas hojas afiladas, me estremecía entero. Las horas del día siguiente se me hicieron eternas.

    - Kristina Rybosova - BSL: Oscuridad
10

¿The end?